¿Por qué es importante un dominio y un hosting para tu negocio?

 In Diseño Web

Las nuevas tecnologías han traído consigo una serie de rápidos y profundos cambios, ofreciendo a las empresas grandes oportunidades, pero también múltiples desafíos.  Lograr hoy que tu negocio sea un éxito implica una buena estrategia y una sólida construcción de tu marca en el universo digital. Para ello no basta con anunciarte en Facebook o con enviar a tus clientes decenas de correos electrónicos desde una cuenta de correo gratuita. Necesitas al menos una página web a modo de presentación online, una tarjeta de visita indispensable que no tiene por qué excluir el comercio electrónico (o eCommerce) y que tampoco tiene que suponer una gran inversión económica.

Lo cierto es que la presencia online de tu negocio aporta una imagen de profesionalidad que es clave para generar confianza entre tus clientes potenciales y, como todos sabemos, la primera impresión es la que cuenta. Imaginemos que un cliente pasea por la calle, entra en tu tienda y te compra un producto. Si ha quedado satisfecho es probable que te busque por Internet para adquirir un nuevo artículo. ¿Y por qué no volver a entrar en tu tienda física? Por comodidad o por ahorro de tiempo, por ejemplo. La realidad es que si el navegador no le da resultados inmediatos el cliente desistirá y comprará el artículo en otra parte. Por ello es importante tu presencia en Internet, lo que definitivamente implica contar con un dominio y un hosting.

¿Qué es un dominio y por qué lo necesito?

Muy resumidamente un dominio es la denominación que se le asigna, o que identifica, tu sitio web, que puede ser un blog o una tienda online. Un dominio personalizado será el nombre por el que se conocerá a tu negocio, o tu faceta artística, si ese fuese el caso, de ahí su enorme importancia. Y por diversas razones que veremos a continuación no es lo mismo optar por una dirección www.minegocio.wordpress.com que por un dominio propio como www.minegocio.com.

En primer lugar, si eliges la primera opción será complicado que motores de búsqueda como Google o Yahoo identifiquen tu negocio rápidamente. Pero es que además los buscadores van a dar siempre prioridad a los dominios personalizados. En segundo lugar, es importante que identifiques tu negocio, o tu nombre y apellido, en la denominación del dominio. Si por ejemplo tienes una mercería que se llama Mariclaire los motores de búsqueda funcionarán mejor con www.merceriamariclaire.com que con www.mariclaire.com a secas. Piensa que estás registrando una marca única, tu marca, en Internet, por lo que un dominio propio bien construido y fácil de recordar te diferenciará de la competencia.

Por otro lado, es importante que pienses en qué terminación adquirirás para tu dominio. Si estás en Perú siempre es mejor que optes por un sufijo o extensión “.pe” porque el posicionamiento te tratará mejor en las búsquedas regionales. Siempre hay tiempo de adquirir más dominios con distintas terminaciones para asegurar tu marca. Asimismo, si buscas alcanzar el mercado internacional es interesante una extensión “.com”, pero recuerda que para las búsquedas nacionales siempre se posicionará mejor una terminación de tu país. Pese a ello, es preferible registrar también la extensión “.com” para que nadie pueda aprovecharse de tu nombre o marca. Por último, adquirir un dominio es muy fácil, basta con registrarlo y renovarlo periódicamente.

Nosotros te ayudamos a registrar tu dominio, revísa si tu dominio está disponible en https://punto.pe/whois.php.

¿Qué es un hosting y para qué sirve?

Una vez que hayas registrado tu dominio te darás cuenta de que no sirve de mucho si no hay un hosting detrás porque verás tu dirección, pero nada más. El dominio es un nombre en Internet que necesita de un hosting para alojar tus páginas web. Por otra parte, un hosting (hospedaje o alojamiento en español), es un espacio en Internet, un servicio que facilitan diversas compañías para que puedas almacenar archivos de texto, imágenes o vídeos a los que tus clientes podrán acceder una vez introduzcan tu dirección en el navegador.

Sí, puedes optar por un hosting gratuito, pero no es recomendable si tu intención es poner en marcha un sitio web con una mínima profesionalidad. Las desventajas de un hosting gratuito superan ampliamente los beneficios que puede aportar a tu negocio. Por ejemplo, los proveedores pueden insertar publicidad no deseada y así no lograrás dar una buena impresión. Al margen, los hosting gratuitos cuentan con grandes limitaciones técnicas que en general no favorecerán tu presencia online, aunque este tipo de alojamiento gratis siempre es interesante para experimentar y familiarizarse con su uso.

Existen varios tipos de hosting y tendrás que analizarlos en profundidad antes de decidirte por uno adecuado a tus necesidades. No vamos a desglosar aquí todos los tipos de hosting existentes, pero sí es importante que tengas en cuenta que un hosting aceptable debe garantizarte recursos suficientes, como una buena velocidad de carga, un soporte técnico de calidad, un espacio en disco suficiente o una transferencia mensual de datos suficiente para el número de visitas que recibes, entre otros factores.

Nosotros te ayudamos a elegir tu hosting o infórmate en https://www.comparahosting.com/.

Tanto el dominio como el hosting son claves para la creación de tu sitio web, por lo que es necesario valorar detenidamente todos los factores en juego y, si tienes dudas, ¡ya sabes dónde estamos!

Recent Posts

Leave a Comment

¿UX, UI e IxD? Conceptos básicos sobre el diseño de experiencia de usuario